viernes, 5 de octubre de 2007

¿Cómo evitar el dengue?

No hay medicamentos que lo curen ni ninguna vacuna que lo prevenga. Se debe recurrir a dos medidas básicas que pueden aplicarse para evitar la propagación del dengue.


Eliminación de los criaderos de mosquitos:


Tapaderas para los recipientes de agua: la colocación de tapaderas bien ajustadas en los depósitos de agua evita que los mosquitos pongan allí sus huevos. Si las tapaderas no ajustan bien, el mosquito podrá entrar y salir.


Fosas sépticas y pozos negros: Se deben tapar, obturando bien la junta a fin de que los mosquitos del dengue no puedan establecer criaderos.


Evacuación de basura: En las basuras y los desechos abandonados en torno a las viviendas se puede acumular el agua de lluvia. Conviene pues deshechar ese material o triturarlo para enterrarlo luego o quemarlo, siempre que esté permitido.


Lucha biológica: Cabe la posibilidad de eliminar las larvas de mosquitos mediante pequeños peces larvívoros (por ejemplo, del género Lebistes), que pueden encontrarse en arroyos o estanques o adquirirse en tiendas especializadas. También se pueden destruir con plaguicidas bacterianos.


Lucha química: Para eliminar las larvas en fase de desarrollo puede introducirse en los depósitos de agua un larvicida inocuo y fácil de aplicar, por ejemplo, temefós en gránulos arenosos.


Prevención de las picaduras de mosquitos:


Espirales fumigantes y vaporizadores eléctricos: Los espirales fumigantes de combustión lenta y los vaporizadores eléctricos resultan eficaces durante la estación de las lluvias tras la salida del sol y al salir la tarde, que es cuando pican los mosquitos del dengue.


Mosquiteros de cama: La instalación de mosquiteros en los dormitorios permite proteger a los niños pequeños y otras personas que tengan que acostarse durante el día. La eficacia de estos mosquiteros puede mejorarse impregnándo con insecticida las ventanas a fin de repeler o destruir los mosquitos.


Repelentes: En las distintas partes del cuerpo expuestas a las picaduras de mosquitos se pueden aplicar repelentes, conviene también aplicar repelentes a los niños pequeños y ancianos.


Telas metálicas: Las telas metálicas instaladas en puertas y ventanas impiden la entrada de mosquitos en las viviendas.


Protección de los enfermos de dengue: Los mosquitos se infectan al picar a las personas con dengue. Por ejemplo, los mosquiteros de cama y espirales fumigantes impiden que los mosquitos piquen a los enfermos y contribuyen a frenar la propagación de la epidemia de dengue.

3 comentarios:

Laura marmo - Carolina granata dijo...

Muy interesante, faltan imagenes. ¡Esta muy bueno el blog!

Laura Marmo - Carolina Granata
6° 2007 - Colegio San Miguel

Anónimo dijo...

esta informacion es muy buena porque nos sirve para saber como prevenirlo y saber mas sobre el tema.
Pablo Pistolesi. 8º"A"

Darío Martín Delgado dijo...

Mucho se está publicando acerca de las prevenciones que debemos tomar
para prevenir el Dengue, mucho, pero no todo.

En muchos países como por ejemplo Estados Unidos y Brazil se
combaten a los mosquitos, culpables de la transmisión de esta
enfermedad y otras, en su etapa larvaria para evitar que eclosionen en
los meses cálidos y así se reproduzcan e “invadan” Ciudades y
Pueblos, pero no solo “descacharrando o con “larvicidas”, sino con
un depredador natural de las larvas de mosquitos, los peces
“larvifagos” peces que tiene como dieta, casi exclusivamente, larvas
de mosquitos, tal es la relación de esta especie, la gambusia Affinis,
tiene con los mosquito, su comida, que internacionalmente se los
conoce como “mosquito fish”.

Esto no es nuevo, ni en el mundo, ni aquí, a mediados del siglo XX
el Dr. Ramón Carrillo, el primer y gran sanitarista argentino, utilizó
estos peces, que importó del Estado de Florida Estados Unidos, en el
NOA para combatir los mosquitos que propagaban la malaria, trajo
20.000 ejemplares y los aclimató aquí, en nuestra ciudad, en la
Estación Hidrobiológica que se encontraba en el viejo acuario del
Parque Alem, hoy, lamentablemente, abandonado y el Gobernador
Silvestre Begnis, allá por los 60 con uno remanente de esos peces que
habían quedado en el acuario, “sembró” de peces larvifagos muchos
barrios de Rosario, controlando así una “invasión” desmesurada de
ellos en aquellos veranos.

Hoy, en varios Condados del sur de Estados Unidos, los municipios
“siembran” peces en los ojos de agua y sus habitantes reciben
gratuitamente peces para sembrar en sus piscinas, estanques
particulares, tanques para recolección de agua de lluvia, etc. con el
objeto controlar efectivamente este vector tan peligroso.

Expertos y ambientalistas aseguran que la sojización mantiene una
relación muy estrecha con la propagación del dengue en nuestro País
por el complejo de agrotóxicos utilizados para el sistema de la
siembra directa, pues todos poseen una fuerte acción devastadora sobre
la población de peces y anfibios, predadores naturales de los
mosquitos, transmisores del dengue y la fiebre amarilla. Así es de
importante la existencia de estos peces para el control efectivo de
los mosquitos.

La Fundación Ecológica Argentina, con sede en nuestra ciudad,
posee en sus acuarios varios miles de estos ejemplares, que no está de
más aclarar no ocupan un “nicho” ecológico, lo que significa que no
altera el ecosistema establecido, y desea ponerlos a dispocisión de
los expertos de la municipalidad y la provincia para que estudien la
posibilidad de agregar este método natural, ecológico y probado
mundialmente con éxito para generar otro frente de batalla que creemos
falta en la estrategia que han presentado en los últimos días.